iglesia

Patrimonio arquitectónico

– Iglesia

Iglesia Nª Señora de la Asunción

La iglesia de Etxalar se encuentra situada  justo en el centro del pueblo. Y en sus inicios era conocido como  “Bi erreka arteko Andre Mari Eliza” (La iglesia entre dos ríos de nuestra señora de la Asunción).

El edificio el cual describe una cruz latina, ha sido capaz de mantener una cohesión estructural a lo largo de su movida historia. La iglesia consta de una nave grande, ancha, limpia y clara, con una torre amplia y cuadrada, y ventanales de medio punto en los lados.

En el hermoso jardín que rodea la iglesia, están repartidas números estelas de los antepasados.

Fases de la construcción:

1ª Fase: El comienzo de esta iglesia data entorno al año 1200. Al principio su tamaño, era una tercera parte de lo que es actualmente. La entrada principal y la posterior, son de esa época.

2ª Fase: A principios del S. XVII viendo el aumento de la población,  se decidió agrandarla. La ampliación se hizo hasta la zona donde están ubicados los púlpitos. La obra la realizo el albañil de Bera Miguel de Celaya entre los años 1625 y 1635, con un coste total de 4000 ducados.

3ª Fase: La última parte de la iglesia se hizo a mediados del siglo XVII. Entonces se construyeron la parte delantera de la iglesia, la sacristía y la torre, dejando para más adelante (1774) la construcción del cobertizo.

Elementos de interés:
  • Retablos de diferentes épocas (El principal se hizo con madera del paraje de Altxata).
  • Un calvario románico del año 1600.
  • Pila bautismal de mármol del S. XVII.
  • Hermoso órgano instalado a principios del siglo XX.

Estelas

En los dos jardines que cuenta la iglesia, una en la entrada principal y otra en la posterior, hay una amplia colección de estelas, de las más hermosas a nivel de Euskal Herria, Hasta el S. XIX el cementerio del pueblo estaba situado en la entrada principal de la iglesia. La mayoría de las estelas que se contemplan hoy en día pertenecían a este cementerio y fueron descubiertas en el almacén de la iglesia cuando se estaban llevando a cabo la obras de remodelación de este último a mediados del S. XX. El resto de las estelas se colocaron en el actual cementerio.

La mayoría de las estelas son circulares y tienen inscritas fechas comprendidas entre los siglos XVII y XIX. Hay otras estelas en las que no pone nada pero que son más antiguas y otras con forma de cruz. En algunas se leen nombres de casas del pueblo y apellidos. En aquella época cada casa tenía su estela propia. Para más información: Bi erreka arteko Andre Mari Eliza –  Autor: Pello Apezetxea